• Refuerzo en la atención de emergencias, mejoras en los sistemas de distribución y el revestimiento de canales para evitar pérdidas por infiltración, son parte de las nuevas iniciativas para reforzar la alianza público-privada.
  • La instancia es liderada por el Delegado Presidencial Provincial, los alcaldes de las comunas de Illapel y Canela, además de instituciones públicas, dirigentes de comités de Agua Potable Rural, además de Minera Los Pelambres.

Asegurar el consumo humano de agua potable, mejorar las condiciones de riego y, sobre todo, enfrentar de manera conjunta las consecuencias del calentamiento global y la sequía son los principales objetivos que persigue el nuevo Subcomité Hídrico del Valle Bajo del Río Choapa.

Se trata de una instancia de trabajo compuesta por dirigentes sociales, representantes de Minera Los Pelambres y autoridades locales, provinciales y regionales, quienes desde hace dos semanas se reúnen para coordinar la ejecución de obras, iniciativas y programas en el territorio que comprende desde el Puente Confluencia, en Illapel, hasta las localidades de Mincha Norte y Sur en Canela.

Para avanzar en la habilitación de infraestructura que permita minimizar el impacto de cambio climático, el Subcomité ya ha acordado una serie de medidas para garantizar no sólo el suministro de agua potable, sino también su uso eficiente a nivel agrícola. Así, destacan entre las acciones la disposición de maquinarias y personal para ejecutar obras de canalización e impermeabilización, la construcción de diques regulados para mejorar la acumulación en tranques y la solicitud de estudios para identificar con precisión las zonas de mayor permeabilización en el río, de tal forma que no se comprometa el equilibrio ecológico de las aguas.

Sobre la participación y compromiso de Minera Los Pelambres, Rodrigo Lotina, subgerente de Asuntos Públicos, explicó que “a nosotros nos convocaron con un sentido de urgencia y estamos a total disposición de la autoridad y de la comunidad. Hoy recibimos las propuestas de mejoras y las necesidades que tienen los canales en esta zona, por lo que ya acordamos una agenda para la próxima semana para realizar visitas a terreno con profesionales y técnicos de nuestra área para revisar las alternativas y llegar de mejor forma a la temporada que se nos avecina”.

Asimismo, el plan consideraría la disposición de un equipo técnico de apoyo para los operadores de los Sistemas de Agua Potable Rural, de tal forma que puedan mejorar la respuesta ante emergencias y replicar el trabajo que ya se realiza en el Subcomité Hídrico del Valle Alto de Salamanca, el que también fue forjado bajo una alianza público-privada comprometida con el agua de la provincia.

Entre los primeros resultados del Sub Comité Hídrico del Valle Bajo, destaca la adquisición por parte de sus integrantes de un aprendizaje técnico y científico sobre el impacto del calentamiento global en la provincia del Choapa y la reducción en la disponibilidad hídrica, conocimiento que fue presentado por el director del Laboratorio de Prospección, Monitoreo y Modelación de Recursos Agrícolas y Ambientales (PROMMRA), y del Consorcio Hídrico Quitai Anko, Pablo Álvarez Latorre, en la segunda sesión realizada el jueves 12 de agosto en Mincha Norte.

En su exposición, el experto recalcó que “prácticamente no hay nieve, por lo tanto, el efecto sobre los caudales va a ser muy bajo sin siquiera alcanzar el peak nival en primavera-verano, que es lo que normalmente ocurre en los ríos. En esta oportunidad no va a ocurrir o su manifestación va a ser modesta, provocando una reducción compleja en los caudales para el desarrollo de actividades productivas”.

Más allá de las proyecciones para los próximos meses, los integrantes del Subcomité han manifestado la necesidad y urgencia de implementar mejoras en los sistemas de agua potable y de riego, principalmente en la cuenca baja, donde se evidencia primeramente las consecuencias más graves de la sequía.

“Estamos secos. Tenemos agua en el río, pero no tenemos el material para mantenerla. El agua está acumulada en unas pozas y las mangas que teníamos se rompieron y reventaron”, manifestó Leonidas Ávalos, dirigente del APR de Mincha Sur, en la comuna de Canela, aclarando además que cerca del 75% de las siembras se perdieron debido a la escasez hídrica.

De ahí que asegurar el acceso y calidad del recurso hídrico sea prioridad en una zona compuesta por siete sistemas de agua potable rural y cinco canales de riego, varios de ellos afectados incluso ya sin caudal.

“Tuvimos problemas nosotros en octubre cuando se nos cortó el agua del río y no tuvimos cómo sacar la producción que habíamos sembrado, y el agua potable lo mismo. Si no hubiese sido por el apoyo que nos brindó Minera Los Pelambres nosotros habríamos estado realmente críticos. Ahora estamos en este Subcomité para presentar los problemas que se nos van a venir encima pronto porque ya no va a haber mucha agua”, explicó Elcira Álvarez, agricultora del sector de Tunga Sur y usuaria del canal San Francisco, en Illapel.

Una alianza con precedentes

A principios de año las localidades de Tunga Norte, Tunga Sur y Doña Juana, en la comuna de Illapel, vivieron el escenario más complejo de la sequía cuando debieron suspender el servicio de agua potable ante la ausencia del recurso en los pozos del sector.

Este escenario, motivó la participación de Minera Los Pelambres y del municipio illapelino para concretar la habilitación y el mejoramiento de pozos, además de la instalación de estanques y la disposición de camiones aljibe para atender la emergencia.

Este fue el primer paso de organización de las comunidades con ambas partes, un esfuerzo que finalmente motivó lo que hoy ya se conoce como el Sub Comité Hídrico del Valle Bajo del Río Choapa.