Esta novedosa iniciativa llega tras un incesante esfuerzo de la empresa minera y Enaex por elevar el estándar de seguridad en las maniobras de tronadura, tarea que en la industria se coordina principalmente a través del lenguaje de señas.

El cambio es sustantivo si se considera que además del casco, los trabajadores deben portar a diario una serie de equipos de protección personal que dificultan el uso de la tradicional radio de mano.


 A inicios del 2019, Minera Los Pelambres y su empresa colaboradora Enaex -encargada de liderar las maniobras de tronaduras y fragmentación de roca- implementaron lo que hoy sus propios trabajadores denominan “Casco Inteligente”, un equipo de protección personal que además de cumplir su tradicional rol de seguridad, incorpora un novedoso sistema bluetooth para una comunicación directa entre operador y ayudante.

Esta iniciativa llega tras un incesante esfuerzo por elevar el estándar de seguridad en este tipo de maniobras que hasta diciembre del año pasado requerían de lenguaje de señas para su coordinación y ejecución, procedimiento que podía llegar a generar errores de interpretación. En cambio, con la puesta en marcha de este dispositivo, se eliminó el riesgo.

“En esta industria, para coordinar este tipo de tareas en terreno, siempre se ha trabajado con lenguaje de señas entre el operador y el ayudante, porque una radio de mano nos dificulta las tareas de reparto y depósito de explosivos”, explica Alejandro Gutiérrez, jefe de operaciones de Enaex en Minera Los Pelambres.

La innovación surge tras un exhaustivo proceso de evaluación de las condiciones de seguridad en las áreas de perforación y tronadura, tareas que, si bien registraban buenos resultados a la fecha, aún presentaba opciones de mejora para mitigar la ocurrencia de algún tipo de incidente.

“Para que esta operación minera sea un éxito en temas de productividad y excelencia operacional, es fundamental alinearnos permanentemente con el cuidado de la vida, la salud y el bienestar de cada una de las personas que son parte nuestro equipo. Por lo tanto, mejorar nuestros estándares de seguridad siempre será una prioridad y es lo que intentamos replicar a nuestros colaboradores”, sostiene Mauricio Larraín, gerente general de Minera Los Pelambres.

El cambio es sustantivo si se considera que además del casco, los trabajadores deben portar a diario otros equipos de protección personal como protectores auditivos, filtros de respiración, lentes de seguridad, guantes y tantos otros objetos que dificultan el uso de la tradicional radio de mano o del simple lenguaje de señas en esta importante tarea del proceso productivo minero.

“Todo ha sido mucho mejor, porque se agilizan los tiempos de trabajo. Y lo importante es que el casco se puede ocupar con la trompa (máscara) y otros equipos de seguridad, porque el operador me escucha clarísimo”, destaca Eduardo Olivares, cargador de tiro de Enaex.

Actualmente para estas labores en terreno, se cuenta con 14 cascos inteligentes por turno, cifra que podría aumentar en los próximos meses con el objetivo de replicar la utilización de este nuevo equipo en todos los trabajadores que realizan tareas similares, más aún cuando los propios operadores han valorado su adquisición.

“La comunicación es fluida entre ayudante y operador. Antiguamente el lenguaje de señas se complicaba un poquito. Ahora estamos todos contentos con esta innovación, sobre todo porque ponemos la seguridad ante todo”, comenta José Montenegro, uno de los choferes operadores de un camión fábrica, como se conoce al vehículo que trasporta los explosivos al interior de la mina.

Para el correcto uso del dispositivo, la sincronización se realiza en pareja minutos antes de iniciar la jornada a más de 3000 metros de altura.