Ecosistemas de gran valor resguardados por Minera Los Pelambres

Para la Laguna Conchalí y el Cerro Santa Inés, la empresa mantiene un plan de manejo para asegurar su conservación y
potenciar su valor ambiental.

En el Día Mundial del Clima, que se conmemora cada 26 de marzo, la Laguna Conchalí y Cerro Santa Inés se destacan nuevamente como ecosistemas de gran importancia por sus características especiales y riqueza ambiental, que se generan a propósito de las condiciones climáticas del sector en que se encuentran.

Ambos son Santuarios de la Naturaleza y, en cada uno de ellos, la empresa destina labores que permiten su conservación. De hecho, hace solo unas semanas el Ministerio de Medio Ambiente aprobó el plan de manejo de la Laguna Conchalí, para reforzar y mantener medidas de protección ecológicas y de biodiversidad para este ecosistema de más de 50 hectáreas y que alberga a más de cien especies de aves provenientes de distintas partes del mundo, pero especialmente del Hemisferio Norte, que utilizan este humedal como lugar de descanso, alimentación y reproducción a propósito de su riqueza biológica.

Este fenómeno es permanente durante todo el año, pero se registra principalmente entre noviembre y mayo. Entre las especies más llamativas está la Gaviota de Franklin, que viaja desde Norteamérica permaneciendo algunos meses en este humedal. También destaca el Gaviotín Ártico, el Run Run, el Zarapito, venido desde Groenlandia; el Picaflor Gigante que vuela desde el Amazonas; y el Rayador proveniente de las costas de México.

Por otro lado, y en relación a las acciones de resguardo y conservación, se encuentra el Cerro Santa Inés en Pichidangui, donde 53 de las 714 hectáreas son de bosque relicto de olivillo, similar al que se encuentra en el parque Fray Jorge de Ovalle y los bosques valdivianos de intensa humedad.

Jorge Araneda, gerente de Asuntos Públicos, indicó que el tema ambiental es una prioridad para la compañía y reforzó lo valioso de que distintos sectores productivos puedan convivir. “Acciones como las desarrolladas en la Laguna Conchalí y Cerro Santa Inés demuestran el compromiso de la empresa con la sustentabilidad y con operar en forma armónica con el medio ambiente. Se debe seguir por esta senda para que estos sitios continúen siendo una riqueza para las actuales generaciones y también para las futuras”.

Además de estas áreas silvestres, ubicadas en la comuna de Los Vilos, la compañía lleva a cabo la conservación de los humedales altoandinos del sector de cordillera sur de Cuncumén, ubicados a unos tres mil metros de altura sobre el nivel del mar.