Acuerdo MLP - Comunidad Valle del Pupío

ACUERDO MLP - COMUNIDAD VALLE DEL PUPÍO

HOME

CAIMANES Y MLP AVANZAN EN CONSOLIDACIÓN DE ACUERDO

Luego de un conflicto social que se extendió por más de diez años, que incluyó juicios, tomas de caminos y otras acciones, en agosto del año 2015 Minera Los Pelambres inició un proceso de diálogo ampliado con la comunidad del valle del Pupío. Este proceso se configuró luego de un período inicial de conversaciones exploratorias entre un equipo de abogados externos de la Compañía, los representantes de la comunidad y dirigentes sociales de distintas organizaciones.

Lo que motivó a la Compañía a este acercamiento, fue la convicción de que ya no era suficiente cumplir con lo estrictamente judicial y que, por lo tanto, la solución debía ser el resultado de un acuerdo entre la Compañía y la comunidad respecto de cómo ambas partes entendían que MLP debía dar cumplimiento a los fallos de los dos juicios que los mantenían en conflicto, centrando el diálogo en tres puntos clave:

  • Consensuar un plan de diversas obras para restituir las aguas del estero Pupío para uso de la comunidad y otros fines.
  • Implementar medidas de seguridad que garanticen que la población no se vea afectada y que las personas y familias estén siempre protegidas ante eventuales accidentes.
  • Constituir una plataforma de diálogo que permitiese contribuir al desarrollo de la comunidad, mejorando las condiciones de vida de los habitantes del Valle del Pupío. Luego de nueve meses de conversaciones, en mayo de 2016 se logró un histórico acuerdo con Caimanes, el cual fue suscrito por el 83% de los habitantes y dio término al conflicto.

Este acuerdo considera medidas orientadas a aumentar la tranquilidad de la comunidad del valle del Pupío sobre la seguridad del tranque de relaves, mejorar la disponibilidad de agua para consumo humano y otras actividades, además contemplar la generación de fondos de desarrollo comunitario y familiar.

Con el reciente pronunciamiento de la Corte Suprema que declara inadmisibles los recursos de casación presentados en agosto pasado en contra del fallo de la Corte de Apelaciones de La Serena que aprobó las obras acordadas con la Comunidad, se cierra un ciclo importante que marca un nuevo camino.

Previo a este pronunciamiento, se habían comprometido tres importantes medidas que permitirán avanzar en la implementación del Acuerdo Marco de Entendimiento y Cooperación Recíproca, suscrito en abril pasado.

La primera de ellas dice relación con el acuerdo de activar el Plan de obras de agua y seguridad, punto que ya posee avances relevantes como las relacionadas al Plan de Emergencia y al diseño de ingeniería de las propuestas. En este punto se ha definido la necesidad de trabajar en conjunto con las autoridades correspondientes a fin de obtener las aprobaciones, permisos y autorizaciones necesarios para su próxima implementación.

Como segunda medida se establece iniciar el proceso de participación para el Fondo de Desarrollo Comunitario en las localidades de Caimanes, Pupío y Rincón, lo que permitirá identificar los proyectos de la comunidad que formarán parte de este fondo.

De este modo, en diciembre se dará inicio al proceso de participación a través de una asamblea abierta a toda la comunidad, luego de lo cual se generarán reuniones por localidad para trabajar en una visión común de desarrollo futuro, y a partir de allí definir las iniciativas que materializarán esa visión. Estas iniciativas serán propuestas y elegidas por la comunidad.

Como tercera medida, se establece el pago anticipado de un 30% del monto correspondiente a cada familia beneficiaria del Fondo de Desarrollo Familiar. Este anticipo será voluntario para quienes deseen recibirlo y será cancelado durante el mes de diciembre.

La siguiente tabla muestra el avance en cada uno de los puntos que establece el Acuerdo Marco de Entendimiento y Cooperación Recíproca

Las primeras obras implementadas en el marco de este Acuerdo, dicen relación con las relativas a la determinación de una zona de seguridad en Caimanes, la que considera: determinación de zona de seguridad, habilitación de accesos, implementación de señalética y luminaria e instalación de sistemas de alarma para avisar a la población en caso de emergencia.